Sumario

Escuela Esoterica Egizio - Atlantidea
( Insegnante Ida Di Donato )

ESCUELA EGIPCIA
( Insegnante Ida Di Donato )
ESTIGMATIZADO GIORGIO BONGIOVANNI
OVNI: VERDAD' ETERNA
Testimonios de contactos directos con astronaves
y hermanos cósmicos 
RODEAS EN EL TRIGO

Le entrevista a Ida De Donato
( a cura de Paolo Buttiglieri )

 

Ida De Donato, un canal entre mundos visibles e invisibles (hermanos de otros mundos) que sirve la tradición iniciática de muchas vidas egipcio-atlantidea. En la Navidad del 1988, Ida De Donato cuenta, he descubierto de ser un canal. Llegué a un punto de mi existencia, Ida continúa, en cuyo deseé ofrecer  mi vida, con tal que ayudar, sin pero pretender entender cómo actuarlo. Desde siempre he buscado Dios, quién soy, de dónde vengo. Antes busqué Dios razonando y naturalmente sin ningún éxito, ha encontrado en fin por fin el modo. Fue la primera vez que, la Nochebuena, durmió solo a mi casa. Entonces yo tuve 33 años, divorcié y habité a Roma con mi hija de 9 años. Extrañamente aquel día ella no fue porque fue de los abuelos. Mientras dormí, Ida De Donato cuenta, me he despertado de sobresalto y a ojos abiertos vi que las luces de casa se apagaron y se encendieron como si alguien mismo jugando con el interruptor. Cuando puse los pies por tierra las luces quedaron encendidas y al mismo tiempo la televisión, que fue apagada, se encendió y se apagó autónomamente. Despertada la curiosidad y asustada me he sentado delante de la TV.

De repente es iniciado una película sobre el Egipto de los Faraones por el principio. Mientras vi la película, la habitación fue inundada por una luz morada con relámpagos de luz azul morada que conectaron todos los objetos de la habitación. A la improvisación me he sentido levantada luego por el sofá por un metro del suelo y esta fuerza blanda e indescriptible sin presión me ha repuesto abajo. En aquel entonces he visto dibujarse sobre el suelo la Estrella de David. Sobre el triángulo blanco, el otro negro fue apagado, han comparecido velas blancas encendidas, sobre las tres puntas. Esta fuerza, Ida De Donato continúa, me ha llevado dentro del triángulo blanco y me ha hecho arrodillarse con los palmos de las manos apoyados a tierra. Después de breve tiempo me ha levantado de pie y he sentido en una fracción de según, una energía que me atravesó de los pies hasta la cabeza. A la altura del corazón se expandió a los lados, dándome la impresión de tener alas. Me sentí flotar en el universo como un serpiente.

Mientras todo eso ocurrió, yo lloré, lloré aterrorizada. Luego, sobre mi derecha ha aparecido un ser altos dos metros, vestido por antiguo egipcio. Su cabeza siguió cambiando, predominantemente brotó aquel de halcón, luego humana y de perro. Fue de piel oscura rojiza y vistió una faldita blanca que llegó bajo a la rodilla. Tuvo collares con incisos los símbolos del conocimiento divino. Detrás de él, sobre la pared, han comparecido entidad de otros planetas que asistieron a esta especie de ritual. Al fin la energía me ha dejado y, sesión delante del escritorio, de repente de todos mis orificios ha salido agua. Luego una voz interior, armoniosa, ni masculina, ni femenina, me dijo de escribir, porque aquel trabajo no me fue prohibido. Mi mano, se vuelta de luz morada, escribió automáticamente. La entidad, procedente de Atlántida en Egipto, fue divinizada con el nombre del halcón HORUS. Durante la noche con él a mi cadera, bajo forma de halcón rojo, me he visto cómo una sacerdotisa reencarnada procedente de Atlántida y de Egipto. La mañana después me he despertado con los cantos de los antiguos Egipcios en cabeza. A Roma una voz me ha preguntado si quisiera llevar los pesos de los otros.

Y la telecámara se paró...

No entiende todos los días de entrevistar personajes como Ida de Donato, un pimpante de salerno, baja de estatura y riada de energía. Nacida el 2 de mayo de 1955, se ha casado a 21 años, separada y divorciada, y ha tenido una hija a 24 años. Ida tiene Seminarios de experiencia sobre: LA TRADICIÓN INICIÁTICO ATLANTIDEA EGIPCIA Y LOS HERMANOS CÓSMICOS. He ido a entrevistarla en Umbría, en su comunidad cerca de un típico caserío de campo. El hecho curioso es que durante la entrevista a un alguno apunto he encendido la telecámara que me llevé detrás pero no he logrado enfocarla, una cosa que no me sucedió nunca en precedencia. A aquel punto Ida me ha preguntado si pudiera hablar y, tenido el permiso, ha hablado por unos 10 minutos de modo cerrado en rima y en un italiano arcaico pero comprensible. Por de ella se expresó a alguien que un antiguo sacerdote como egipcio Atlandideo se presentó que sustentó que también yo fui un antiguo sacerdote egipcio Atlantideo y me dijo cosas que Ida no pudiera saber. Al término de este extraño fenómeno que me ha dejado sin palabras la telecámara ha vuelto a hablar.